Facturar siendo artista o productor

Facturar siendo artista o productor

Facturar siendo artista o productor, es decir siendo músico y dedicándote por completo al sector musical es una cuestión bastante compleja. Nadie que esté fuera de la industria musical se imaginaría las complicaciones que pueden surgir de cara a Hacienda. También, los medios de comunicación ayudan a que los artistas o productores musicales, así como actores y gente de la farándula parezcan defraudadores de la Agencia Tributaria cuando la realidad puede ser otra.

En nuestra cuenta de Instagram planteábamos distintas situaciones que vamos a desarrollar un poco más aquí.

Tener un grupo de música, ¿cómo se factura eso?

Tener un grupo de música está muy bien, es muy divertido, nuestra fundadora sabe mucho sobre esta cuestión porque ella ha fundado varios grupos y ha pertenecido a distintas formaciones. Y por eso conoce, que la facturación a través del régimen de artista y la facturación siendo autónomo tiene sus particularidades musicales. Esta cuestión es una de las más demandadas en nuestro despacho de abogados musicales, sobre todo en la asesoría jurídica.

Crear una asociación

Crear una asociación para mejorar la situación fiscal o para poder facturar no es la mejor opción. Hacienda lo sabe todo y cada vez está más «Ojo Avizor» revisando al detalle si realmente esa asociación funciona como tal o está encubriendo una actividad comercial y empresarial que debería de tener otra forma jurídica, séase: sociedad limitada. Esta consulta es un clásico en nuestro despacho y siempre nuestra respuesta es la misma. Hay que analizar muy bien el tipo de actividad y si realmente a ojos de la Agencia Tributaria puede mantenerse como asociación o es mejor cambiarlo a sociedad limitada, sociedad limitada laboral, etc. Para estos casos se necesita hacer una auditoría y revisar la documentación «al dedillo». No se puede meter en el mismo saco todos los casos porque no hay dos iguales.

Mejorar la situación fiscal siendo productor

Muchas asesorías jurídicas, también son para saber cómo mejorar la situación fiscal de los productores musicales, de los songwriter, o de compositores y arreglistas. Y es que, al final, si el negocio va bien (que es lo suyo), nos podemos juntar con cantidades importantes de dinero y hay que saber como optimizar nuestra situación fiscal. Para ello muchas veces se intenta crear sociedades limitadas y cobrar por ahí los derechos de autor (por ejemplo), o cobrar los derechos de imagen. Hay que ver caso por caso. Estas prácticas pueden acarrear sanciones económicas por parte de Hacienda por considerarse fraude fiscal en algunos casos.

He comprado equipos nuevos

Comprar equipos nuevos, alquilar una sala de estudio, hacerse un local dentro del garaje, renovar los equipos de sonido y de grabación son gastos que muchas veces no se incluyen en los epígrafes correspondientes y no se deducen bien.

Por todas estas cuestiones, es interesante ponerse en manos de un profesional del sector. La figura del abogado que a menudo tenemos en la cabeza, por las series americanas, no es la realidad española. Estamos para ayudar, aconsejar y defender tus derechos económico-musicales, pero no necesariamente se realizan en un tribunal. Si tienes dudas, o quieres una segunda opinión, contacta con nosotros en tuabogadomusical@milado.es