El contrato de representación artística o contrato de management

El contrato de representación artística o contrato de management

El contrato de representación artística o contrato de management es el relativo a la relación que se forja entre músicos, artistas, grupos de música, bandas musicales y sus representantes.

El mánager es la persona o figura que va a desarrollar la carrera artística del músico y el que va a guiar a estos músicos en el día a día de la industria musical y sus funciones pueden ser diversas. El manager musical es la persona que te presentará a concursos, que solicitará las subvenciones para apoyar tu proyecto musical, que supervisará las actuaciones, que buscará actuaciones y venderá tu producto musical además de realizar otras muchísimas funciones que deben quedar descritas en el contrato de representación artística o contrato de management.

El mánager o representante es un trabajo complicado que requiere mucha pasión y energía, así que es normal que esta figura se quede con un 20% de tus ingresos o por el contrario pondrá una cuota mensual equivalente o similar a ese 20% o también puede cobrar por horas dedicadas al desarrollo y venta de ese producto musical.

El contrato de representación artística o contrato de management, al igual que el resto de contratos musicales que hemos visto, tiene que tener fecha, encabezamiento con título del tipo de contrato musical. Además, tiene que tener identificadas las partes, una exposición y las cláusulas correspondientes.

 

El contrato de representación artística o contrato de management es un contrato de prestación de servicios consistente en asesoría multidisciplinar, para optimizar el desarrollo y la explotación de las cualidades profesionales artísticas, de diversas actividades de promoción, representación, organización y asesoría especializadas. Este contrato, suele incluir una cláusula por la cual el artista musical, o grupo de música, se declaran libre (o libres) de todo compromiso u obligación que pueda limitar, restringir o impedirle el efectivo, puntual y exacto cumplimiento de los pactos y estipulaciones establecidos en el contrato de representación artística o contrato de management. Este último, tiene un objeto, como todos los contratos, en el que se estipula el carácter de exclusividad y el tiempo de duración del contrato. Esta exclusividad es por parte del artista, pero no por parte del mánager que puede tener otros artistas en su cartera.

El resto de cláusulas del contrato de representación artística o contrato de management pueden ser pactadas, aunque la mayoría de los managers musicales tienen un contrato de representación artística o contrato de management que han ido modificando en base a su experiencia y a lo largo de los años. Al no ser que el artista musical o músico en concreto tenga un producto muy bueno es bastante difícil que los managers profesionales quieran cambiarlo porque los riesgos los soporta mayoritariamente el mánager. En caso de ser un grupo musical profesional con una larga trayectoria el riesgo es menor y el éxito mayor por lo que sí cabe la posibilidad de renegociar algunas cláusulas.

 

Antes de firmar un documento es importante que consultes a un abogado musical porque son profesionales en la industria musical y en cuestiones jurídicas y velarán por tus intereses musicales.