Tu Abogado Musical

Un abogado musical que esté especializado en el sector musical y en derecho del entretenimiento puede ser de mucha utilidad durante todo tu desarrollo de la carrera artístico musical y, en algunos casos, incluso muy necesario.

El abogado musical, ¿por qué es necesario?

Un abogado musical a tu lado, te aconseja en cuestiones jurídicas desde el momento que decides empezar a componer música y darte a conocer como artista. Los derechos de autor de tus canciones,  la propiedad intelectual sobre ellas, e incluso, el nombre que eliges para tu grupo de música (registro de marca), son detalles importantes que no puedes obviar cuando empiezas. Pero cuando sigues, la cosa se complica porque llegan los contratos musicales, los contratos de management, el contrato discográfico, el contrato de publicidad, la cesión de derechos de imagen y un sinfín de papeles y documentos jurídicos musicales en los que te puedes quedar bloqueado.

¿Cuándo contratar un abogado musical?

Contratar un abogado musical puede sonarte algo serio, pero se hace completamente necesario cuando vas a registrar un nombre comercial, es decir, cuando ya has decidido el nombre (la marca) que te identifica como artista o como grupo musical. Ese nombre con el que debes hacer el registro de marca será el que utilices para el dominio de tu web, pero también para las páginas de fans y seguidores de las distintas redes sociales.

¿Sabes que tienes derechos de propiedad intelectual que puedes ejercer? Pero para eso necesitas registrar tus canciones en Propiedad Intelectual. Tu abogado musical puede encargarse de esa gestión para que tus letras y melodías estén a salvo. Después necesitarás elegir si quieres registrar tus canciones en SGAE o por lo contrario optar por Creative Commons. Cada opción que elijas es válida, pero muy diferente una de otra y hace que tengas unos derechos u otros.

Cuando ya tengas tus canciones registradas necesitarás mover tu proyecto en distintos ámbitos: on-line y off-line. Uno y otro te exigen distintos documentos jurídicos específicos del sector musical. Desde cuestiones relativas a derechos de imagen y sus contratos de cesión de derechos de imagen, a otros contratos musicales como por ejemplo: contrato de artistas para eventos, contrato discográfico, contrato de management, contrato de servicios musicales, contrato de representación artística, y un largo etc. Puedes encontrar en Internet algún modelo de contrato de artista o modelo de contrato de músico o modelo de contrato de grupo musical, pero mucho cuidado porque Internet no entiende de fronteras pero el derecho sí y cada país y cada comunidad autónoma tiene sus propias normas jurídicas. Los derechos musicales no son iguales en todo el mundo y puedes cometer un error del que te arrepientas toda la vida. El abogado musical está precisamente para eso, para velar por tus intereses musicales y que te dediques sólo a tocar sin preocuparte de la documentación jurídica o papeleo administrativo.

¿Dónde está tu abogado musical?

Tu abogado musical está en la agencia de música Mi La Do Music Agency, y sabemos que podemos ayudarte porque su directora conoce bien el mundo de la música. Julia Jambrina ha sido músico, violinista y tiene experiencia con salas de conciertos, giras, programaciones, marcas, patrocinios y todo lo que puede necesitar un artista musical, una banda de música o grupo de música en su carrera artística.

Tu abogado musical te ayuda en:

El registro de la marca significa que tienes que registrar el nombre del artista o grupo musical con el logotipo que hayas escogido para que tus fans te identifiquen. Sirve para que otras empresas o grupos de música no puedan operar en el mercado con el mismo nombre. El objetivo es que tus seguidores no te confundan con otros y puedas tener tu web, tus redes sociales, tu logotipo y tu merchandising en orden sin que te denuncien porque tú estás usando el de alguien, o denunciar tú si lo están usando sin tu permiso.

Para registrar canciones es mucho mejor que hayas hecho una transcripción de partituras y este problema lo tienen muchos artistas que componen pero no tienen nociones musicales. No te preocupes. Si tú eres de los que tararea una melodía y luego le dice al guitarrista o al pianista que le ponga acordes, pero no lo habéis transcrito todo en partitura, no te preocupes que hay muchos artistas como tú, de hecho la mayoría. Estás de suerte, puedes registrar igualmente tus canciones en Propiedad Intelectual, en SGAE o en Creative Commons y el abogado musical te ayuda.

Los contratos musicales son tediosos. Pero no puedes estar al margen de toda la documentación jurídica que es necesaria para actuar, para hacer una gira, para que te patrocinen, o cuando grabas el disco, el videoclip, etc. Tu abogado musical te puede ayudar en la redacción de escritos jurídicos musicales, en la revisión de contratos musicales, o frenarte la mano cuando vayas a firmar algo que no debes.

SUBIR