Música para bodas religiosas

musica para bodas religiosas

En lo relativo a música para bodas se hace fundamental realizar un apartado especial a la música para bodas religiosas. ¿Por qué? porque la boda civil y la boda religiosa tienen momentos muy diferentes en cuanto a música para bodas se refiere. Por lo general, no se tienen tanto en cuenta las edades de los invitados, sino más bien que se integre de manera natural con el rito religioso.

Música para bodas religiosas: ¿Qué tipo de música escoger?

La música para para bodas religiosas debe ajustarse a los momentos específicos del rito religioso. En España lo más extendido y solicitado son las ceremonias de matrimonio cristiano católico y para este tipo de bodas hay que conocer muy bien en qué momentos debe haber música, en qué momentos no habrá música y en qué momentos es opcional y depende de lo que opine el párroco de la Iglesia.

Contar con la ayuda de una agencia de música en donde los músicos sepan exactamente qué tienen que tocar y cuándo tocar da bastante tranquilidad. Además, para los cristianos el matrimonio es un Sacramento, no un simple acto y muchas veces hay que llegar a acuerdos entre el párroco y los novios para que suene la música para bodas religiosa adecuada sin renunciar a escuchar la música para bodas que realmente les gusta a los novios.

Nuestra agencia de música te da algunos ejemplos de música para bodas religiosa.

 

Música para bodas religiosas: Momentos en los que debe haber música

En la música para bodas religiosas existen una serie de formalidades tanto en la ceremonia como en la música para bodas elegida que hay que tener en cuenta. La primera persona que debe llegar a la Iglesia es el novio. Para este momento la música para bodas religiosas más tradicional es la Marcha del príncipe de Dinamarca del compositor Jeremiah Clarke. Después irán llegando los invitados a la Iglesia por lo que debe sonar una música para bodas tranquila pero alegre, que en muchos casos suele ser el Canon de Pachelbel porque puede hacerse con varios instrumentos o incluso sólo con dos o un piano. Además puede alargarse todo lo necesario en caso de que la novia tarde en llegar a la Iglesia. Cuando entre la novia acompañada de los pajes se suele elegir una música para bodas con la cual la novia se sienta identificada, pero a la vez sin perder la esencia solemne.

Muchas novias optan por el Duo des fleurs de la ópera Lakmé de Delibes. Otro momento importante es cuando los novios realizan sus votos, aquí muchos párrocos prefieren que no haya música para que se escuche a la perfección lo que se dicen los novios ya que es un momento muy emotivo. En caso de que sí se pueda tocar música se debe elegir algo muy suave como por ejemplo el Ave María de Bach/Gouno. La música para bodas religiosas que debe sonar a continuación del sí quiero debe de ser alegre y en este momento muchos párrocos dejan que se toque alguna banda sonora en vez de música clásica, como por ejemplo Moon River de Desayuno con Diamantes.

 

El Ofertorio es otro momento imprescindible donde debe haber música para bodas y las canciones para bodas elegidas deben ser largas para que dé tiempo a todo el mundo a comulgar como por ejemplo del autor Händel su famoso Lascia ch’io pianga. Cuando llega la paz también se debe elegir una música para bodas alegre y más o menos corta como por ejemplo de Mozart la pieza Dona nobis. Por último, la música para bodas religiosas que se realiza para terminar el rito religioso puede ser alegre y algo relacionado con bandas sonoras o música bonita que no sea clásica. Aquí se unen varios momentos, el de la firma de los novios, la salida de los novios y los besos y abrazos de los invitados por lo que las canciones de bodas elegidas pueden ser más libres.

 

Déjate asesorar por una agencia de música para que el día más importante de tu vida no sea también el más estresante. En Mi La Do Music te asesoramos sobre la mejor música para bodas religiosas estudiando cada caso concreto y tus gustos.

 

contrato de representacion artistica

El contrato de representación artística o contrato de management es el relativo a la relación que se forja entre músicos, artistas, grupos de música, bandas musicales y sus representantes.

El mánager es la persona o figura que va a desarrollar la carrera artística del músico y el que va a guiar a estos músicos en el día a día de la industria musical y sus funciones pueden ser diversas. El manager musical es la persona que te presentará a concursos, que solicitará las subvenciones para apoyar tu proyecto musical, que supervisará las actuaciones, que buscará actuaciones y venderá tu producto musical además de realizar otras muchísimas funciones que deben quedar descritas en el contrato de representación artística o contrato de management.

El mánager o representante es un trabajo complicado que requiere mucha pasión y energía, así que es normal que esta figura se quede con un 20% de tus ingresos o por el contrario pondrá una cuota mensual equivalente o similar a ese 20% o también puede cobrar por horas dedicadas al desarrollo y venta de ese producto musical.

El contrato de representación artística o contrato de management, al igual que el resto de contratos musicales que hemos visto, tiene que tener fecha, encabezamiento con título del tipo de contrato musical. Además, tiene que tener identificadas las partes, una exposición y las cláusulas correspondientes.

 

El contrato de representación artística o contrato de management es un contrato de prestación de servicios consistente en asesoría multidisciplinar, para optimizar el desarrollo y la explotación de las cualidades profesionales artísticas, de diversas actividades de promoción, representación, organización y asesoría especializadas. Este contrato, suele incluir una cláusula por la cual el artista musical, o grupo de música, se declaran libre (o libres) de todo compromiso u obligación que pueda limitar, restringir o impedirle el efectivo, puntual y exacto cumplimiento de los pactos y estipulaciones establecidos en el contrato de representación artística o contrato de management. Este último, tiene un objeto, como todos los contratos, en el que se estipula el carácter de exclusividad y el tiempo de duración del contrato. Esta exclusividad es por parte del artista, pero no por parte del mánager que puede tener otros artistas en su cartera.

El resto de cláusulas del contrato de representación artística o contrato de management pueden ser pactadas, aunque la mayoría de los managers musicales tienen un contrato de representación artística o contrato de management que han ido modificando en base a su experiencia y a lo largo de los años. Al no ser que el artista musical o músico en concreto tenga un producto muy bueno es bastante difícil que los managers profesionales quieran cambiarlo porque los riesgos los soporta mayoritariamente el mánager. En caso de ser un grupo musical profesional con una larga trayectoria el riesgo es menor y el éxito mayor por lo que sí cabe la posibilidad de renegociar algunas cláusulas.

 

Antes de firmar un documento es importante que consultes a un abogado musical porque son profesionales en la industria musical y en cuestiones jurídicas y velarán por tus intereses musicales.

 

 

Música para bodas civiles

musica para bodas civiles

En la música para bodas se hace fundamental realizar un apartado especial a la música para bodas civiles.

Si tu boda es una boda civil, la música para bodas elegida deberá ser acorde a la ceremonia civil teniendo en cuenta los tiempos de ésta, la edad de los invitados y también el lugar de celebración.

 

Música para bodas civiles: ¿Qué tipo de música escoger?

La música para para bodas civiles debe tener mejor canciones cortas y acoplarse a los momentos específicos musicales de la ceremonia civil. Si escoges canciones largas necesitarás hablar con la agencia de música o los músicos para que te asesoren en dónde cortar tus canciones favoritas para que la ceremonia no se alargue demasiado.

En la música para bodas civiles hay que tener muy en cuenta el momento de la entrada de los invitados, la entrada de la novia y también la salida de los recién casados. Nuestra agencia de música te da algunos ejemplos de música para bodas civiles en la entrada de los invitados como «Can’t help falling in love», «Beyond», «A thousand years» o el clásico «All of me» porque tienen un ritmo que anima a caminar y a tomar la copa de bienvenida, pero sin ser demasiado lentas o rápidas.

Otro momento muy importante en donde se deben escoger bien las canciones para bodas es la entrada de la novia (en caso de que el novio quiera entrar con los invitados). Títulos como «Marry me» o «No one» son de los más escogidos para este momento del casamiento porque son canciones muy entrañables que emocionan a cualquiera y hará que tu selección de música para bodas sea completamente inolvidable.

Para la salida de los recién casados las canciones para bodas elegidas deberán tener un ritmo más rápido y marchoso puesto que es el momento en el que va a dar comienzo el cóctel o cena. Desde la agencia de música Mi La Do Music proponemos música para bodas divertidas como «Don’t stop `til you get enough», «Believe», «Hey ya!» o en español Vivo pensando en ti, Mi gente o Di mi nombre.

Déjate asesorar por una agencia de música para que el día más importante de tu vida no sea también el más estresante. En Mi La Do Music te asesoramos sobre la mejor música para bodas estudiando cada caso concreto y tus gustos.

contratos musicales

Los contratos musicales son diversos y abarcan innumerables cuestiones relacionadas con la industria musical o el negocio musical. Anteriormente, habíamos hablado sobre el contrato interno de banda o también llamado contrato de grupo musical. En esta entrada te explicaremos otro tipo de contrato musical: el contrato de actuación musical.

Contrato de actuación musical

El contrato de actuación musical tiene la misma forma que el resto de contratos musicales, es decir: el título, la fecha, el lugar de celebración, las partes intervinientes (con todos los datos identificativos), el objeto del propio contrato y también los pactos (o cláusulas), pero aquí podemos tener dos tipos de contratos de actuación musical, uno que muestre la ajeneidad y otro que sea con relación mercantil.

 

Contratos musicales: Tipos de contratos de actuación musical

En estos contratos musicales es importante saber si la relación que tenemos con la persona que nos contrata (sala de concierto o promotor musical) es una relación laboral o es una relación mercantil.

Eres artista por cuenta ajena cuando tienes un contrato de actuación musical que es a su vez contrato laboral. Es decir, este tipo de contrato de actuación musical se diferencia del resto porque desarrollas tu actividad con ajeneidad y dependencia de un empresario organizador. Este tipo de contratos se rigen por la normativa laboral española, exactamente por el Real Decreto 1435/1985 y los convenios colectivos correspondientes.

Eres artista por cuenta propia cuando el contrato de actuación musical es a su vez un contrato mercantil. Es decir, este tipo de contrato de se diferencia del resto porque desarrollas tu actividad sin ajeneidad y sin dependencia de otro empresario. Estos contratos de actuación musical se rigen por la normativa mercantil española y no están sujetos ni al Real Decreto 1435/1985 y ni a los convenios colectivos.

 

Contratos musicales: ¿Qué contrato de actuación musical me conviene?

Estos contratos musicales no se pueden elegir por capricho, sino que tendrás que firmar el tipo de contrato de actuación musical que te corresponda y esto depende de la relación que tengas con la empresa que te paga.

Si gozas de un nivel de autonomía a la hora de tocar, si eres tu el que elige el repertorio, el estilo, el vestuario, si tocas esporádicamente para esa empresa y en varios sitios y además aportas tus propios instrumentos y materiales, entonces no existe relación laboral. En este caso los contratos musicales que deberás firmar son mercantiles y tu deberás ser trabajador autónomo.

Un abogado musical puede resolverte las dudas que tengas con respecto al tipo de contrato de actuación musical que debas firmar. La música para eventos a veces puede resultar compleja desde el punto de vista jurídico. Contar con la ayuda de una agencia de música especializada en música para eventos te hará ganar tiempo y seguridad.